"Sería interesante que las autoridades sanitarias tuviesen mayor consciencia del enorme potencial sanitario que tienen los farmacéuticos, nuestro modelo de farmacia y distribución, y cuenten con ellos más asiduidad"

Entrevista a Eladio González, presidente de la Cooperativa d’Apotecaris de Balears y FEDIFAR

Los farmacéuticos, un servicio esencial durante la pandemia, han sufrido en primera persona las consecuencias de la Covid-19, estando al pie del cañón desde el minuto uno. ¿Cuáles son los principales problemas con los que se han encontrado durante este tiempo y cómo les ha afectado psicológicamente el trato con pacientes y familiares?

La labor realizada durante la pandemia por parte de los profesionales farmacéuticos, desde el minuto uno, ha sido extraordinaria. Las oficinas de farmacia, con el apoyo imprescindible desarrollado por las empresas de distribución farmacéutica, han posibilitado que todos los ciudadanos hayan podido acceder con normalidad a los medicamentos y productos sanitarios que han necesitado, prestando durante todo este tiempo un excelente servicio sanitario. No se nos escapa que hemos estado trabajando enfrentados durante todo este tiempo a numerosas dificultades y momentos muy complicados, tanto a nivel personal como profesional. Las puertas de las oficinas de farmacia se han mantenido en todo momento abiertas, siendo el farmacéutico en ocasiones el único sanitario que atendía de manera presencial las necesidades de los ciudadanos. Nuestra condición de ser los profesionales sanitarios más cercanos al ciudadano y la estrecha interacción con los usuarios a la hora de atender sus necesidades en materia de salud ha sido, en estos momentos tan difíciles, especialmente duro desde el punto de vista psicológico. Nos hemos encontrado con situaciones muy complicadas que, lógicamente, nos han afectado mucho.

La figura del farmacéutico siempre es la de alguien que sirve de apoyo para el ciudadano. ¿Han notado como ese papel ha crecido durante todos estos meses en los que la gente ha estado muy desconcertada?

Indudablemente. Tanto los farmacéuticos como los mayoristas farmacéuticos han mostrado su total compromiso con la ciudadanía durante todos estos meses tan duros, desde el primer momento. Los distribuidores garantizando el suministro habitual de medicamentos y productos sanitarios a las oficinas de farmacia y trabajando duro para atender la elevada demanda de material de protección frente a la Covid-19, y los farmacéuticos estando en la primera línea sanitaria frente a este desafío para el sistema, demostrando vocación de servicio público y compromiso social, garantizando el acceso a los medicamentos y ofreciendo consejo sanitario. Hay un ejemplo muy claro del gran papel asistencial que ha jugado la farmacia durante esta crisis sanitaria -aunque no se aplicara por igual en todas las comunidades- y me estoy refiriendo a la atención farmacéutica domiciliaria autorizada para esta situación y la entrega a domicilio, a través de la farmacia, de fármacos de ámbito hospitalario para evitar las visitas de pacientes a estos centros. Eso es algo que, sin duda, han sabido apreciar los ciudadanos que han acudido durante estos meses a una farmacia. El reconocimiento más importante de todos.

Además de farmacéutico y presidente de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (FEDIFAR), preside usted la Cooperativa Apotecaris. ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta la cooperativa durante los próximos meses?

Seguir manteniendo la calidad de servicio que hemos dado hasta ahora. Esto se ha conseguido gracias a la magnifica labor desarrollada por trabajadores, empleados y ejecutivos de la Cooperativa. Hay que resaltar los cambios estructurales y el esfuerzo del equipo humano, no visible desde el exterior. El mayor reto para la Cooperativa d’Apotecaris seguirá siendo el de ser un aliado leal, comprometido y eficiente con la oficina de farmacia, con nuestros socios y con el conjunto de la sociedad balear. Esto se traduce en seguir garantizando el acceso a los medicamentos por parte de todos los ciudadanos a través de las oficinas de farmacia, en condiciones de equidad, calidad y seguridad. Seguiremos reforzando nuestra parte logística, para ser cada día más eficientes, y continuaremos invirtiendo e innovando para prestar el mejor servicio posible a las farmacias y a la sociedad balear, que es nuestro objetivo prioritario.

A su juicio, ¿qué medidas son imprescindibles, además de la vacunación masiva, para que se pueda poner fin cuanto antes a esta pandemia?

En estos momentos, el primer paso que debemos dar para poder dejar atrás cuanto antes la pandemia es poder conseguir la inmunidad a través de la vacunación masiva de la población. Para cumplir este objetivo, tendremos que disponer cuanto antes de un número de vacunas suficientes. Una vez que esto suceda, deberemos analizar todo lo que ha pasado durante estos meses para poder sacar lecciones que nos ayuden en el futuro a enfrentarnos mejor a posibles situaciones similares. Por ejemplo, sería interesante que las autoridades sanitarias tuviesen mayor consciencia del enorme potencial sanitario que tienen los farmacéuticos, nuestro modelo de farmacia y nuestra distribución, y cuenten con ellos más asiduidad. Podemos llegar hasta donde quieran las administraciones que lleguemos.

Desde su relación con las farmacéuticas, ¿cómo prevé que será la distribución en Baleares de las diferentes vacunas del mercado y en qué situación sanitaria se llegará al próximo verano, siendo la temporada alta de actividad económica de la isla?

Más que de previsión, algo que en estos momentos de incertidumbre en los que vivimos me parece muy aventurado, me gustaría hablar de deseo. Espero que la distribución de la vacuna en Baleares se realice de la forma más ágil y rápida posible para que, con la mayor brevedad posible, pueda estar vacunada el mayor número de ciudadanos. La velocidad equivale a vidas. Sería deseable que antes de que se inicie el verano pueda estar vacunada un porcentaje muy elevado de la población de las islas. El turismo es una actividad económica clave para Baleares, de la que dependen muchas empresas y, por tanto, muchos puestos de trabajo, por lo que espero que este deseo sea una realidad de cara a esos meses de verano. No tengo una bola de cristal, pero estoy convencido de que las autoridades sanitarias trabajan para que así sea y, para ello, saben que pueden contar con el apoyo y la ayuda tanto de los profesionales farmacéuticos como de la distribución farmacéutica.

Con qué propósitos y nuevos desafíos afronta la Cooperativa d’Apotecaris este 2021?

Con los mejores propósitos, como no puede ser de otra manera. Ante nosotros tenemos un periodo de incertidumbre, lo que constituye un gran desafío que esperamos superar de la manera más exitosa posible, con mucho trabajo y mucho esfuerzo. En gran parte todo dependerá de que se cumplan los objetivos de vacunación y que, de este modo, la sociedad recupere la actividad normal. Esperamos que así sea para que 2021 acabe siendo lo más exitoso posible para todos.

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para optimizar su visita y mejorar nuestros servicios mediante la personalización de nuestros contenidos y analítica de navegación. Más información en nuestra Política de cookies.

Indique que cookies quiere aceptar